Aprende a controlar tus nervios y emociones

Sí, los nervios son inevitables. Sí, en ocasiones son las emociones las que con su adrenalina, nos llevan. Obviamente ha de existir un entrenamiento mental muy personal para que las emociones sean acordes a las alegrías o impactos positivos y que los nervios sean combustible y no piedra de tranca para actuar en los momentos en que más debemos estar lúcidos y efectivos. Aprende a controlar tus nervios y emociones y contra viento y marea, siempre saldrás bien librado.

Así como un bombero en un rescate, un policía en una captura, un chef en una competencia, un cantante ante un estadio repleto, todos debemos y podemos mantenernos equilibrados para cumplir nuestras funciones y querencias, no de manera mecánica, sino disfrutando de cada instante aunque la carga de adrenalina sea inmensa.

De no saber cómo acondicionarse, vendrán temores, cohibiciones entre otras causas del estrés que pueden afectarle tanto social como anímicamente, truncando su desarrollo personal.

Aprende a controlar tus nervios y emociones

Existen personas que saben delimitar cuáles son las cosas que alteran sus nervios en base a situaciones ocurridas en mayor o menor grado o la lamentable toxicidad informativa, que sin saberla canalizar, culmina creando paranoias y limitantes en el actuar diario. Habrá otras que no se quieren conocer a sí mismas para solucionar. En ambos casos se sugiere el hacer una terapia con un experto en psicología, como Hugo Filippe, donde entre otras cosas determinará causas, consecuencias, maneras de afrontarlas y solventarlas. Aquí todo es progresivo, pero muy efectivo.

Aprende a controlar tus nervios y emociones

¿Qué podría evitar esta preparación?

Coloquemos ejemplos prácticos de escenarios factibles, aunque no sean los más deseables:

  • Existen situaciones como los asaltos, donde el miedo puede obnubilar a las personas y alterar a los agresores quienes arremeterán en consecuencia; por otra parte, la adrenalina, las emociones como indignación e instintito de supervivencia, podrían opacar a la coherencia y esas ganas de ser un héroe, pueden ser contraproducente para sí mismos como para con terceros.
  • Una persona enamorada, antes o durante la boda, puede desconectarse de lo que siente sin querer y trastocar tan cumbre momento. Por eso decimos: Aprende a controlar tus nervios y emociones y así podrán expresarse en franca comunión entre lo que piensan y lo que sienten.
  • Al ocurrir sismos, las personas nerviosas olvidan hasta los entrenamientos más básicos en esos casos, poniéndose en riesgo ante el desespero. Sus emociones les instan a anteponerse incluso al bienestar ajeno, quedando luego marcadas como personas egoístas y riesgosas cuando realmente no lo son, sino que son presa de sus nervios y emociones que le cambian totalmente.
  • Existirán personas que pasen por accidentes o episodios de salud graves y se requiere de una persona centrada que auxilie y soluciones de manera integral, no de alguien que se desmorona por no tener el autocontrol debido.
  • A veces las emociones llevan a la imprudencia. En una fiesta en la que la música, bebidas, baile, adrenalina y personas demostrando afecto llegan a inspirar o contagiar, terminaría besándose o intimando con alguien que podría o no ser una persona indicada. Con la mente clara de los pros y los contras, en estos casos se evitan muchos males.

Como éstas hay muchas situaciones. Pero con calma, planeación, alternativas, buscando ayuda psicológica y sabiendo anteponer su verdadera personalidad a cualquier arrebato, se puede lograr demostrar su real esencia en los momentos más álgidos.

Sugerencias para practicar, controlar y revertir nervios y emociones (cualesquiera)

  • Mejore su respiración y edúquese para aplicarla de manera efectiva y rápida en situaciones adversas o que parecieran dominarle en sus pasiones.
  • La meditación no es sólo para buscar subsanar lo hecho, sino visualizar posibles escenarios y cómo desenvolverse en ellos. Aprende a controlar tus nervios y emociones creando escenarios como planes de escape, evitar cosas o personas, alternativas para reparar algo en caso de fallas, etc.
  • A veces no se es objetivo son uno mismo, sino autocomplaciente. No todas las respuestas nos han de convenir. Lo mejor es consultar con profesionales, literatura adecuada, pareja o personas con experiencia que no te digan lo que quieres oír, sino lo que debes oír.
  • Saber improvisar es también tener alternativas ya preestablecidas, la improvisación también necesita un marco o de lo contrario,, es anarquía que nada solucione.
  • Practique deportes y actividades relajantes dentro y fuera del hogar. Una mente que ve y vive más cosas, aprende a controlar tus nervios y emociones.

Las técnicas de relajación de cualquier espacialidad o religión, siempre serán efectivas; lo importante es la constancia y los objetivos claros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.