Aprende como limpiar la nevera

Los frigoríficos son electrodomésticos que no pueden faltar en una vivienda, cumpliendo labores de mantenimiento y enfriamiento de los alimentos más que necesarios. Sin embargo, no son perfectos. A medida que pasa el tiempo se encuentran expuestos a residuos de comidas que se adhieren a las superficies internas y externas.

Ocasionando, entre otras cosas, que los alimentos se expongan a gérmenes y bacterias. La solución, evidentemente, es realizar un trabajo de mantenimiento eficiente cada cierto tiempo. Sin embargo, muchas personas no poseen los conocimientos necesarios para limpiar adecuadamente los frigoríficos, o solo utilizan un trapo para salir del paso.

Nosotros no queremos que seas de ese grupo y por eso hemos decidido demostrarte lo importante que es la higiene de un electrodoméstico de alta eficiencia. Aprende cómo limpiar la nevera de forma correcta y aplicando desinfectantes seguros, sin tener que invertir en sustancias nocivas y contaminantes.

Neveras y limpieza, ¿qué saber?

Como hemos mencionado en la introducción: la higiene del electrodoméstico requiere de un esfuerzo extra por parte de los propietarios. Lamentablemente algunos solo ven como un ‘recipiente’ para enfriar comida, cuando eso no es correcto del todo.

como limpiar la nevera

Las neveras funcionan con ventiladores y sistemas de calefacción, como los termostatos, para crear un ambiente frío donde se puedan conservar/proteger alimentos. Sin embargo, dado que la mayoría de las comidas desprenden sensaciones de olores, es posible que uno quede impregnado, ocasionando malestares al abrir la puerta.

También debemos mencionar los residuos, que entre el tiempo que pasan congelándose, y el poco cuidado que tienen los propietarios, quedan adheridos peligrosamente en los extremos y en las gavetas. Creando un ambiente poco saludable para el bienestar humano, mucho menos para la calidad de estos alimentos.

Es por eso que debemos actuar a tiempo y eliminar los agentes invasores, contaminantes y nocivos. Limpiando, al menos cada 15 días superficial o completamente los accesos en la nevera. Si no sabes cómo realizar el mantenimiento, no pasa nada, aprende cómo limpiar la nevera con los siguientes consejos.

Aprende a limpiar la nevera

Existen muchos tipos de neveras, como nevera sin congelador, neveras con congelador, congeladores solitarios, neveras vintage y neveras energéticamente eficientes. Evidentemente, dependiendo de la capacidad y el compartimiento necesitaremos más o menos esfuerzo. Pero, para no tener que crear una guía básica para cada electrodoméstico, englobaremos los pasos claves para las diferentes neveras en el mercado.

Apagar la nevera

Cuidado, pendiente y atento con empezar a limpiar la nevera estando en pleno funcionamiento. Por más descuidado que seas, no debes cometer este error desastroso. Así pues, lo primero será arrimar la nevera, buscar el enchufe y desconectar el frigorífico. En cuanto a los alimentos, no te preocupes. El enfriamiento dura por el tiempo que toma limpiar la nevera, así no que no encontrarás daños.

Retirar los alimentos

Una vez que hemos apagado el electrométrico, lo siguiente es retirar los alimentos del interior para poder trabajar tranquilamente en la higiene de los frigoríficos. Si tienes un espacio libre, como una mesa cercana, mucho mejor. Evitaremos tener que movilizarnos de un lado a otro. Si te preocupa el estado térmico, entonces puedes emplear bolsas especiales que mantienen cualidades isotérmicas. Si tienes un ambiente fresco, como un aire acondicionado en funcionamiento, mucho mejor.

Retirar las bandejas

Limpiar la nevera con todos los accesorios, puede ser un dolor de cabeza sumamente incómodo. Lo más inteligente que puedes hacer es retirar esas bandejas, pequeños compartimientos y otros recipientes de las neveras para trabajar fácilmente. Ten cuidado de no emplear fuerza innecesaria, ya que la mayoría son de vidrios, y al mínimo golpe, se pueden romper o astillar.

aprende como limpiar la nevera

Pasar un trapo mojado

Con todos los accesorios retirados, es momento de iniciar con la limpieza, aprovechando el espacio abierto para usar un trapo mojado con jabón. Te recomendamos comenzar con las partes desmontables, como las bandejas mencionadas, para que se vayan secando con tiempo.

Luego sigue con los extremos de la nevera, como las paredes superiores y las paredes laterales. Siempre buscando e identificando las manchas, residuos y factores contaminantes, como el moho. Es normal que, cuando una de estas bacterias pase tiempo en la superficie, se endurezcan, así que no temas en presionar.

Limpiar el congelador

El congelador de las neveras suele limpiarse de otro modo y no solo de los microorganismos. También tenemos un problema serio, el hielo que se forma internamente. Hay métodos que, a la larga, son efectivos, como colocar un ventilador y esperar a que el hielo se derrita.

Sí, evidentemente, funciona, pero solo si tienes tiempo libre. En cambio, inteligentemente podemos usar agua caliente y, cuidadosamente, aplicar directamente sobre las capas de hielo. Esto eliminará los pedazos de iceberg formados sobre el congelador. Verás cómo de inmediato mejorará el sistema de enfriamiento.

Desinfectar la nevera

Aquí es cuando realmente las cosas se ponen algo complicadas, pero no imposibles. Desinfectar es el trabajo por excelencia al limpiar la nevera de microorganismos, bacterias y agentes infecciosos que se desprenden de los alimentos. Pero, ¿cuál usar? Bueno, tenemos las opciones comerciales, pero recomendamos aplicar alternativas naturales.

Como es el caso del vinagre, que por su naturaleza, es capaz de eliminar los residuos y desechos que quedan adheridos a la superficie de neveras y electrodomésticos similares, como refrigeradores. El bicarbonato de sodio igualmente funciona para desinfectar a profundidad, y también para eliminar los olores desagradables. No podemos irnos sin mencionar al limón, cuyos componentes, limpian la mugre.

Limpiar el exterior

¿Crees que acabaste? Para nada, todavía tenemos otras actividades que completar. El exterior, dígase las puertas y los laterales, necesitan de un mantenimiento, ya que son susceptibles a agentes que lo vuelven grasosos y posteriormente los deterioran. Aquí puedes tomar un paño húmedo y aplicar desinfectante para conservar el buen estado del exterior de los necesarios electrodomésticos.

Esperar y montar

Con el trabajo de limpieza culminado, solo nos queda esperar a que la humedad cese, ya que introducir los alimentos como si nada, puede ser algo contraproducente. Aquí sí puedes aplicar la técnica del ventilador, para reducir tiempo de espera, y luego montar los accesorios. Para los malos olores desagradables que no se van por nada del mundo, te recomendamos colocar limones –o zumo de limón en su defecto–. El aceite de oliva también es un desodorizador por excelencia.

aprende a limpiar frigorificos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.