Aprender a gestionar un restaurante

¿Buscas aprender a gestionar un restaurante? Te encuentras en el lugar indicado. Conoceremos cuáles son las nociones básicas de administración de este tipo de establecimiento. También te ayudaremos, mediante una serie de tips, a sacar la mayor rentabilidad posible.

¿Cómo gestionar un restaurante?

Para muchas personas, abrir un restaurante, sacar los permisos y promocionar el día de apertura es suficiente para considerar un éxito un negocio de comida. La verdad es que no, es más complicado que eso. De hecho, solo es el comienzo.

Administrar un restaurante

Administrar es una actividad que pocas personas pueden realizar de forma precisa y correcta. Imagina que un restaurante es una máquina: cada engranaje debe estar en perfecto orden para funcionar. Si dejamos que uno de los tornillos se suelte, lo notaremos en el rendimiento de la máquina.

Por tanto, si necesitas ayuda para aprender a gestionar un restaurante, nosotros aprovecharemos esta publicación para hacer eso. Seas un gerente o un nuevo emprendedor, estos consejos te serán de muchísima ayuda en tu formación como administrador.

Mantenerse alerta

Lo primero que debes tener en cuenta si deseas gestionar un negocio es mantenerse totalmente alerta. En un restaurante siempre están pasando cosas: hay nuevos consumidores entrando, clientes que desean sus platos sobre la mesa para empezar a degustar la comida y trabajadores que necesitan ayuda en alguna de sus operaciones laborales.

La clave para gestionar un restaurante de forma correcta es mantenerse alerta a inconvenientes y sucesos. Tienes que adelantarse a los escenarios y actuar de forma coherente. Para ello, te recomendamos hacer una lista con los posibles escenarios desagradables que ningún gerente quisiera enfrentar y cómo podrías solucionarlos rápidamente.

Tener controladas las finanzas

Ahora, un restaurante no se mueve solo por la cantidad de platos de comida al día. No, también hay que estar atento a las finanzas y el movimiento de las transacciones financieras. Descuidar este apartado, en el peor de los casos, nos obligará a clausurar el negocio.

¿Qué puedes hacer? Bueno, en esta situación, recomendamos:  hacer un seguimiento de gastos e ingresos; tener siempre un presupuesto para la compra de ingredientes alimenticios; realizar un análisis de los balance de comprobación, estado de conciliación bancaria y estado de resultados; comprender los números del restaurante para tomar mejores decisiones, etc.

Contar con un buen TPV

TPV son las siglas de: Terminal de Punto de Venta. Se trata de un sistema que permite gestionar los establecimientos comerciales desde un dispositivo o un grupo de herramientas. Para muchos, un TPV es un aparato para procesar pagos y garantizar los cobros.

Sin embargo, en la práctica, va más allá. Permite, entre otras cosas, verificar el inventario, unificar las finanzas de los negocios, agilizar las transacciones y gestionar mejor los establecimientos. Dejando a un lado medios tradicionales, como la registradora automática.

En https://www.bliscop.com/ encontrarás un sistema TPV perfecto para el nicho de restaurantes.  Se adquiere a buen precio, viene con múltiples funciones y se acopla perfectamente a la metodología de trabajo. Además, se puede usar en dispositivos móviles y tabletas; cuenta con aplicación en la nube para ayudar en la administración; se puede instalar en cualquier espacio del negocio y se opera fácilmente por los trabajadores principiantes.

Monitorear la producción

Muchas personas se equivocan sobre cuál es el verdadero sistema nervioso de un restaurante. Un negocio de este tipo debe encargarse de dos cosas: preparar platos exquisitos y crear buenas experiencias para los clientes que apuestan por el establecimiento.

aprender a gestionar un restaurante

Entonces, la principal preocupación de todo gerente o administrador de restaurantes profesionales es asegurar esos dos aspectos. Primero, garantiza que los platos e ingredientes cumplan con los requisitos mínimos de calidad para servirlos a los consumidores. Y, segundo, que la experiencia de los clientes sea la mejor. Aquí entran consideraciones como: buena atención, excelente comunicación y entrega a tiempo de platos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.