¿Cómo aprender a dibujar?

Cómo aprender a dibujar suele ser un objeto de mucho interés para nosotros cuando estamos pequeños, pues lo hacemos únicamente para expresarnos, sin un enfoque profesional ni preocupado.

Pero al crecer, nos enfocamos tanto en nuestros problemas que no vemos relevante o necesario continuar dibujando y por ende, no terminamos de desarrollar nuestro potencial. Algo como cuando queremos aprender a cantar.

Si estás acá es porque ha regresado la necesidad de saber cómo aprender a dibujar. Debes tener claro que va a ser un poco más difícil de lo que pudo haber sido en tu infancia.

Si realmente te animas a superarte en el desarrollo de una habilidad que ya está en ti y que solo necesitas poner a trabajar un poco, entonces estás en el lugar indicado..

Dibuja

Cómo aprender a dibujar

Lo más difícil es de hecho tomar un lápiz o un pincel y comenzar a crear. Deja a tus miedos e inseguridades atrás y se la mejor versión de ti mismo. Es lo primero que necesitas hacer antes de iniciar este proceso de cómo aprender a dibujar.

Puedes comenzar dibujando garabatos al azar, pero mientras lo hagas, ten consciencia de la dirección en la cual los realizas, y de esa manera, aplica un poco de control hasta obtener formas concretas en orientaciones deseadas.

Luego, continúa dibujando líneas, sin enfocarte mucho en que queden perfectas, sólo has trazos rápidos que te permitan conocer tu propio estilo.

Cuando sientas que tienes dominio de las líneas, procede a dibujar óvalos. No te apenes si al principio no tienes dominio de la forma.

Nota qué es lo que evita que luzcan como quieres y corrige esos pequeños detalles hasta obtener los óvalos que deseas.

Sin afincar mucho el lápiz, ahora practica el sombreado, simplemente dibujando un conjunto de líneas de manera rápida y en una misma dirección. Eso logrará darle dimensión a tus dibujos, que los harán ver mucho más realistas.

Asegúrate de conocer qué dirección de sombreado favorece más al dibujo. Esto va a depender de la posición de los objetos.

Ahora puedes pasar a rellenar tus óvalos, de igual manera que hiciste el sombreado, pero esta vez, en el interior del dibujo. No te frustres si te sales de los bordes al principio, pero trata de hacerlo menos cada vez.

Repite

Gran peso del arte de dibujar está en saber cómo volver a realizar esa figura que ya hiciste, pues no es tan fácil como parece. Todo lo que ya realizaste tienes que saber hacerlo una y otra vez, porque la repetición es sumamente relevante para que el dibujo tenga simetría.

Debes tener muy en cuenta factores claves como en qué dirección se movió tu mano cuando lo hiciste o en qué sentido se encuentra el objeto dentro del dibujo.

Repetir todas las técnicas del primer paso con precisión y disciplina, no frustrándote por cada error que cometas, te llevará a ver tus fallas y aprender de ellas para no cometerlas la siguiente vez.

Si piensas que el objeto te está quedando muy grande, acerca a las líneas entre sí. Si ves que el objeto es desproporcional, asegúrate de usar el mismo cálculo visual en todos los trazos. No te estreses y toma un poco de tiempo y de práctica, pero verás como logras dominar tus trazos.

Si bien es cierto que la libertad artística es muy importante en el primer paso, también lo es tener disciplina en la comprensión de cada trazo que hagas, para que puedas volver a hacerlo con el mismo sentimiento y la misma precisión de antes.

Dejar fluir tu imaginación

Cómo aprender a dibujar

No dibujes los objetos como los ves, sino como existen en tu memoria. Deja que cada línea que constituye al elemento en tu imaginación se transmita a tus manos para que puedas proyectar la forma exacta que está en tu mente.

Evita sumergirte en frustración si no te sale como lo imaginas al principio. Vuelve a comenzar, dirigiendo tu enfoque en la orientación y las dimensiones de los objetos, así como en las formas geométricas que los constituyen.

Mantente fiel a tu estilo

Una vez que te hallas familiarizado con los trazos que más te gustan y las formas que más disfrutas, domínalas. Continúa leal a tu propia visión del mundo y así tendrás el éxito que deseas.

Aspectos que tener en cuenta para mantenerte fiel a tu estilo

Actitud positiva ante todo

Cuando quieres aprender una habilidad de la cual no tienes completo dominio, por ejemplo cómo aprender a dibujar, suele ser estresante al principio.

Ya quieres llegar a ser como todos los artistas a los que admiras sin tener que pasar por los tediosos procesos para principiantes.

Pero recuerda que esos dibujantes que admiras también se sentaron horas y horas tratando de descubrirse a si mismos en sus propias técnicas del dibujo, y tu debes hacer lo mismo.

No te compares con los demás

Usualmente reducimos el peor de nuestros logros al pensar que “no es suficiente” o que “no es tan bueno como…”, pero eso es justo lo que NO debes hacer.

Sólo representará un obstáculo en tu camino y no te permitirá alcanzar tu meta.

Nada es perfecto. Siempre existirán errores de los cuales debes aprender para poder superarte. Por ello, no seas muy duro contigo mismo. Sólo da lo mejor que puedas de ti y será más que suficiente para llegar al éxito.

No dependas de opiniones para estar satisfecho

Si, seguro, ser elogiado se siente bien, pero incluso las mejores críticas son olvidadas.

Las opiniones se las lleva el viento, lo que queda es la satisfacción de saber que diste 200% de ti y dio resultado, porque eres tú quien se encuentra feliz con lo que creaste.

Sé auténtico

Antes de irte a emprender en tu viaje en el dibujo debes recordar que, sin importar tus fallas, nunca trates de imitar el trabajo de alguien más.

Aférrate a tu propia visión, pues eso es lo que hará que los demás aprecien a tus dibujos: tu singularidad.

El objetivo que te plantees tiene que ser que cada día logres dominar una nueva técnica en el dibujo hasta notar como mejoras progresivamente.

Ahora que tienes el conocimiento de base que necesitas de cómo aprender a dibujar, anímate a crear cualquier figura que se te ocurra y no te rindas hasta atinar en el blanco en cada detalle del dibujo que reside en tu imaginación.

No te sientas mal si un dibujo no queda como deseaste, respira hondo, analiza los errores e inténtalo de nuevo con entusiasmo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *