¿Quieres aprender a meditar? No lo dejas para mañana

Aprender a meditar, puede llegar a ser en tu vida, una vía de escape, de las situaciones que enfrentamos diariamente. Meditar nos sumerge en un mundo de paz, tranquilidad armonía, quietud, que genera beneficios notables no solo en nuestro cuerpo, sino también, en nuestras vidas.

Se ha comprobado que la práctica diaria de la meditación, reduce de forma significativa el estrés. Será imposible que después de meditar, no te sientas relajado, sin ansiedad, hay personas que logran dormir mucho mejor después de una o varias sesiones.

La meditación es muy importante, para nuestra salud física como ya vimos anteriormente, para nuestro estado de ánimo, ya que nuestro humor mejora muchísimo. Al estar en estado de completa relajación  nuestros pensamientos y emociones, podemos dominarlos y controlarlos.

Como aprender a meditar

Aprender a meditar es sumamente sencillo, existen diferentes técnicas, métodos o formas de meditar. Pero la más sencilla que puedes poner en práctica en cualquier momento, que te sientas estresado o angustiado, es cuando te conectas por medio de la respiración consiente.

Aunque es fácil, al principio te va a costar mucho ya que no has acostumbrado nunca a relajar tus pensamientos y emociones. Lo primero que debes hacer en sentarte cómodamente en un sillón o acostarte en tu cama y relájate mantente en quietud, trata de no pensar en nada.

Suelta toda tensión de tu cuerpo, dirige tu pensamiento a cada parte de tu cuerpo y siente como se relaja y pierden toda tensión. Al sentir que tu cuerpo esta relajado comienza a respirar profundamente, has una inhalación profunda y cuando exhales siente que todos tus problemas se han ido ya.

Trata de realizar esta respiración profunda por espacio de 3 veces, ya que es muy poderosa, mantente siempre en silencio. No luches con los pensamientos deja que se vallan solo hasta que te sientas en estado de total calma y quietud, vuelve a realizar las respiraciones profundas, hasta que te sientas en paz.

Cuando meditar

En este mundo globalizado, donde todo el mundo se encuentra conectado a diario, a las actividades intoxican tés del día a día. No se da cuenta, que la verdadera conexión que el ser humano necesita, es con su yo interior, con la verdad, con su parte espiritual.

Debemos encontrar el momento para meditar, se recomienda mucho hacerlo en las mañanas al levantarse y en las noches antes de retirarnos a dormir. Pero cualquier momento es adecuado para meditar y más aún cuando nos enfrentamos a las provocaciones diarias de nuestro vivir.

Puede dedicarle tiempo para la meditación unos diez minutos antes de comer, llenaremos nuestro cuerpo del alimento espiritual antes de la comida. También se puede hacer pausas para meditar durante el tráfico, cuando estamos estacionados por las colas. También cuando sintamos la necesidad de calma y quietud. Meditar es aprender a quererse y valorarse.

Consejos para formar el hábito de meditar

Puedes meditar un día o dos y eso está muy bien pero para que puedas ver resultados beneficiosos a corto plazo debes hacer de esta práctica un hábito. Comienza con plantearte un horario, puedes dedicarle 10 minutos en la mañana al despertar y 10 minutos en la noche antes de dormir.

Debes tratar de alargar el tiempo de meditación gradualmente hasta que lo logres hacer por media hora por sesión. Trata de hacerlo a la misma hora para que se pueda formar el hábito. Después puedes en el transcurso del día hacer de 3 a 5 respiraciones profundas para que te conectes con tu interior.

Si puedes o quieres, participa en sesiones de meditación guiada, ya que estas personas conocen técnicas especializadas que te ayudaran a meditar mejor.

Pero nunca renuncies a esta práctica, te darás cuenta de los múltiples beneficios que traerá a tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.