Aprende a ahorrar luz

La aplicación de una serie de consejos para ahorrar energía en el hogar es tan buena para el medio ambiente como para el bolsillo. El consumo de energía ha aumentado de forma desproporcionada, en muchos casos porque no nos damos cuenta del coste de algunos de nuestros hábitos. Además, vivimos en una cultura demasiado consumista que promueve el uso de aparatos que ni siquiera necesitamos.

 

¿Cómo ahorrar energía en casa?

Si sus facturas son demasiado altas a fin de mes, hoy cubriremos algunas soluciones para reducir sus facturas. ¿Quieres saber cómo? A continuación, te damos 8 sencillos consejos que puedes implementar ahora mismo en casa que te ahorrarán energía y por ende dinero.

 

  • Aislar la casa

 

Identificar y controlar las fugas de aire, a menudo concentradas en puertas y ventanas, es imprescindible si queremos aumentar la eficiencia del consumo energético. A veces también se encuentran alrededor de conductos de ventilación y extractores de aire. Algunas de estas filtraciones deben dejarse en manos de profesionales, pero otras, más sencillas, podemos arreglarlas nosotros mismos.

 

 

Una solución económica para aislar ventanas es usar burletes. Cinta de silicona u otro material colocado en el borde de la estructura de la ventana para cerrarla. Evite la fuga de aire frío a través de las grietas y conserve el calor.

 

  • Reemplace la bombilla

 

Uno de los cambios más fáciles es reemplazar las bombillas de su hogar. Las lámparas halógenas consumen 10 veces más que las bombillas LED o de bajo consumo. Sí, es más caro, pero también dura más (hasta 10.000 horas), por lo que merece la pena la inversión.

 

 

  • Desenchufa los electrodomésticos

 

Todos los aparatos que no estén en uso deben estar siempre desenchufados. Televisores, equipos de música, ordenadores o cafeteras son algunos de los electrodomésticos que solemos enchufar siempre. Es importante saber que cuando están en modo de espera, seguirán consumiendo energía incluso cuando el dispositivo esté apagado. Desconectarlos por la noche cuando estemos fuera de casa o cuando no vayamos a usarlos hará que notemos una mejora en nuestra factura de la luz.

 

  • Date una ducha corta

 

Es muy tentador olvidarse del tiempo en la ducha. Sin embargo, un retoque completo e impecable no lleva más de 7 minutos. Una ducha de 20 minutos puede significar añadir cientos de euros a tu factura cada año. Un truco para corregir este mal hábito es ducharse regularmente. También cierra el paso del agua cuando hacemos espuma. Se recomienda encarecidamente que se duche por la noche cuando se haya registrado para un cargo nocturno.

 

  • Apaga las luces

 

El consejo de ahorro energético que te daremos es el más sencillo: apaga las luces. La iluminación representa el 20% del consumo de energía de un hogar, por lo que apagar las luces que no tenemos la intención de usar puede significar un gran ahorro en la factura de la luz. Cada vez que salimos de la habitación, tenemos que apagar las luces y encender sólo las que sean absolutamente necesarias.

 

  • Lavar con agua fría

 

El 11,8% de la energía que pagamos a final de mes corresponde a la actividad de la lavadora. Calentar el agua a altas temperaturas para lavar la ropa es una de las cosas que hace que las lavadoras sean uno de los electrodomésticos que más consume. Por esta razón, recomendamos el lavado en frío, ya que hoy en día contamos con detergentes fuertes especializados que pueden eliminar la suciedad sin usar agua caliente.

 

 

Además, en lo que respecta a la ropa, se cuida más la calidad y el color de los tejidos.

 

  • Baje la temperatura del calentador

 

En muchos casos, los fabricantes de calentadores de agua fijan una temperatura media de 60ºC, que es demasiado alta para el uso humano o incluso perjudicial para las cañerías. Podríamos bajarlo a 40ºC y no notaremos diferencia en la ducha, pero sí en el bolsillo. Una buena opción para ahorrar en la factura del gas es alquilar la mejor factura de gas: factor energía.

  • Alquila suficiente electricidad

 

No todos los hogares utilizan la misma cantidad de electricidad, ya sea en cuanto a cantidad o cuando se produce el consumo. Un hogar puede tener un mayor uso de electricidad durante el día, mientras que otros hogares pueden usar electricidad solo en ciertos momentos hasta después de salir del trabajo… En el primer caso, un precio de electricidad fijo sería más apropiado, mientras que en el segundo caso, una tarifa variable. sería más conveniente.

 

Elegir una factura de la luz que se adapte a nuestros hábitos eléctricos nos ayudará a ahorrar en nuestra factura eléctrica mensual.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.