Aprender a hacer la cama desde pequeños fácil y rápido

Los niños deben aprender desde pequeños a hacer las tareas domésticas. Ciertamente, hacer la cama, puede resultarnos sencillo para los adultos y adolescentes. Sin embargo, para quienes están aprendiendo es algo más complicado.

Es por eso que, a continuación, te ayudaremos a aprender a hacer la cama fácilmente. Arreglar las sábanas por las mañanas –que siempre despiertan desarregladas, no importa las medidas que tomemos– no es una ciencia complicada.

Aprender a hacer la cama desde pequeños

Los niños tienden a ser desordenados por excelencia. Pero, si inculcamos actividades rutinarias, es seguro que se volverán unas personas mayores responsables. ¿Quieres que aprendan a hacer la cama? Te recomendamos enseñarle estos pasos:

como hacer la cama

Limpiar la cama

Primero que nada: la higiene. Por más elegantes que se vean las camas acomodadas, no nos vale si no se encuentran en buen estado. Así pues, en retrospectiva, comienza con sacudir las sábanas para eliminar el polvo y la suciedad. Por cierto, ya que son niños, es buena idea comenzar con cama montessori, que son más pequeñas y fáciles para ellos que otras, como las matrimoniales. 

Ajustar las sábanas

En una cama solemos encontrar dos tipos de sábanas: las inferiores y las superficiales. Ambas tenemos que guardarlas bajo el colchón, pero primero empezaremos con las inferiores –que son las que protegen al colchón de desagradables escenarios–.

Sin embargo, no es momento de guardarlas, primero hay que ajustar las dimensiones de los extremos. ¿Qué quiere decir eso? Sencillo, que debemos ajustar el tamaño de cada lado, para que uno no quede más extenso que el otro.

Por cierto, recuerda alisar las sábanas porque si se encuentran arrugadas o recogidas, es posible que se noten más larga de lo que son. Luego nos encontraremos con una acumulación de sábanas más largas de un lado que los otros.

Guardar la capa inferior

Una vez que hayamos ajustado las sábanas, es momento de guardarlas respectivamente en el lado que corresponda. La mecánica es sencilla: cuidadosamente, levantar el colchón y tirar hacia abajo las sábanas hasta que queden escondidas.

Doblar los rincones

Este es quizás el paso más complicado para algunas personas y es que los rincones, por naturaleza, no quedan estéticamente uniformes. Lo que suele generarnos dolores de cabeza. En tal sentido, nosotros te recomendamos una técnica especial: doblado de hospitales. Básicamente trata de guardar la hoja superior de cada extremo –manteniendo la misma cantidad de tela– y posteriormente alisar las sábanas para que no queden arrugadas. La técnica consiste en asegurarnos de que la cantidad de material guardado siempre corresponda a lo que acepta nuestra cama.

Colocar el edredón

Una vez que hayamos guardado tanto las sábanas interiores, como las superiores, procederemos a colocar el edredón. No hay un método mágico, así que procederemos a echarlo sobre el colchón y, partiendo desde el centro, lo acomodaremos en las esquinas. Ten en cuenta que cada lado debe quedar uniforme, casi rozando el suelo.

Toques finales

Finalmente, nos queda colocar las almohadas sobre el colchón y verificar la uniformidad de las sabanas y el edredón. También puedes aprovechar para aplicarle una última alisada, así la sábana queda en perfecto estado, como si fuesen mobiliarios de hoteles –que siendo sinceros quedan limpias, súper lisas y uniformes–.

aprender a hacer la cama

Consejos para hacer la cama

Si lo anterior no es suficiente, no te preocupes. Hemos seleccionado diferentes consejos para que el proceso de hacer la cama sea más eficiente, rápido y divertido.

  • Lo ideal es que la tarea de hacer la cama se haga en las mañanas, específicamente al levantarse. De esta forma podemos dejar el resto del día libre para hacer nuevas actividades, como jugar o hacer los deberes escolares.
  • Limpiar las sábanas antes de comenzar a hacer la cama no es todo el proceso de higiene. También debemos lavar con regularidad las sábanas y los edredones. Recuerda que estos accesorios domésticos son susceptibles a microbios.
  • Siempre es bueno tener dos capas de sábanas al momento de hacer la cama. Una, como te mencionamos para proteger el colchón, y la otra para incrementar la comodidad. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.