Formas de aprender

Hay varias formas de aprender, y aquí te vamos a contar cuáles son. Y no quiere decir que una sea una mejor que la otra. Sencillamente, hay quienes tienen más facilidad con una que con otras. La verdad es que lo ideal es saber qué es lo que mejor va para estudiar desde niños, pero nunca es tarde. En esa etapa infantil, suele combinarse con otras más lúdicas, como actividades para colorear.

Formas de aprender: te las contamos

Vamos ya con esas formas de aprender. Cuanto antes sepas cuál es la que mejor se acerca a lo que necesitas, antes podrás estudiar de manera más productiva. Lo cierto es que nunca dejamos de aprender, y así sea un tema que nos apasione, hacerlo de una manera adecuada dará mucho mejor resultado.

Formas de aprender

El aprendizaje es básicamente es adquisición de conocimientos, valores, habilidades y actitudes. Es un proceso importante durante toda nuestra vida, ya que nos ayuda a adaptarnos a los cambios.

Asociativo

Este es un proceso que consiste en que cada individuo aprenda asociando un estímulo y un comportamiento o dos estímulos. En otras palabras, que la persona que estudia establezcan la asociación o la vinculación entre dos fenomenos aprendiendo y reaccionando a esa relación. Por lo general, este tipo de aprendizaje puede llegar a cambiar la conducta de la persona que lo sigue. Tanto, que puede ser capaz de anticiparse ante algunas acciones o estimulaciones, previendo lo que va a suceder.

Explícito

El aprendizaje explícito es aquel el alumno tiene una intención de aprender, siendo consciente durante el proceso de lo que está aprendiendo.

Este aprendizaje explícito es muy utilizado para obtener información de lugares, personas y objetos. Esta manera de aprender requiere una atención sostenida y selectiva del área más evolucionada del cerebro.

Significativo

Es un aprendizaje mediante el cual la persona recoge la información y posteriormente la selecciona y organiza, estableciendo la relación con conocimientos que ya han adquirido previamente. O sea, cuando se relaciona la nueva información con la que ya se tiene.

Receptivo

Es de un tipo, digamos, pasivo e impuesto. Por ejemplo, cuando en una aula, el alumno comprende lo información casi exclusivamente mediante la explicación del profesor, el material impreso o la información audiovisual.

Memorístico

Es cuando se aprender y fijan conceptos en la memoria sin comprender lo que significan.  O sea, que no se realiza un proceso de significación. En otras palabras: una acción repetitiva y mecánica.

Por descubrimiento

Este es un aprendizaje activo. La persona que quiere adquirir los conocimientos no lo hace de forma pasiva, sino relacionando, descubriendo y reordenando cada uno de los conceptos, adaptándolos a su sistema cognitivo.

Experiencial

Tal y como su nombre indica, un aprendizaje que se adquiere a través de la experiencia. Es una de las maneras más potentes de aprender. Teniendo en cuenta que cada individuo tiene su propia forma de percibir los hechos, lo que se aprenda puede tener distintas consecuencias dependiendo de eso.

Observacional

La base de este tipo de aprendizaje es una situación social en la que es preciso que participen al menos dos individuos. Uno es el modelo (la persona de la que se aprende) y el otro el sujeto que observa su conducta y la aprende.

Emocional

Consiste en algo que también es muy importante: conocer y gestionar las emociones de la forma más eficiente posible. Es muy beneficioso tanto a nivel emocional como psicológico.

Colaborativo

Con este aprendizaje el alumno no aprende solo, sino compartiendo ese aprendizaje con varios compañeros.

También te puede interesar:  Aprender a editar vídeos

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.